FEPALC: Periodistas latinoamericanos en la mira: Nueve muertos en cuarenta días

La celebración del Día del Periodista en Colombia terminó teñida de sangre por el asesinato del periodista Manuel Arturo Macías Carrera, en Algeciras, al oriente del departamento de Huila.

Acompañado por su hijo de diez años y un hermano menor, Henry Macías, el periodista se encontraba este sábado 9 a la noche en una tienda de su pueblo natal, cuando fue disparado por la espalda en la cabeza y luego de unos minutos de agonía falleció en brazos de su hijo. El asesino huyó en una moto cuyo conductor lo aguardaba a metros del lugar; ambos desaparecieron entre los pobladores que participaban en las calles de Algeciras de una fiesta religiosa popular.

Macías Carrera se desempeñaba como director de “Gente Nueva del Huila”, programa que se emitía diariamente por la emisora Sur Colombiana de Neiva y, además, desde el 1 de enero pasado era concejal en el Municipio de Algeciras, por la Unión Indígena Afrocolombiana.

El periodista, de 38 años, se había iniciado como comentarista en la emisora Radio Futuro, pasando luego por la emisora Colosal Stéreo , por el Canal de Televisión Alfa y por Radio Reloj de Caracol. Actualmente también preparaba un documental con las costumbres de la gente del lugar para el canal internacional Discovery Channel.

La FEPALC se unió solidariamente a las expresiones de dolor de la Federación Colombiana de Periodistas (FECOLPER), su organización afiliada, y de la Asociación de Periodistas del Huila, de la cual el periodista asesinado era uno de sus socios fundadores.

Las organizaciones extendieron sus condolencias a la esposa, hijo y demás familiares, y a la vez reclamaron a las autoridades el esclarecimiento, juicio y castigo a los culpables de este abominable crimen.

La FECOLPER dijo que “Esos cobardes que dispararon a mansalva contra nuestro compañero, nos mandaron un mensaje de muerte cuando celebrábamos el día del periodista. Acusamos recibo; redoblaremos nuestros esfuerzos en materia de seguridad en todo el país, pero igualmente, nuestro ojo avizor será implacable con todos los intolerantes, sean estos políticos corruptos, paramilitares, guerrilleros, agentes torcidos del Estado o mafiosos”.

La Asociación de Periodistas del Huila señaló que este crimen era una afrenta al ejercicio de la profesión en la región y en el país, a la libertad de trabajo y a la dignidad del ser humano.

¿Cero asesinados?, ¿Cero amenazados?.

Por su parte el presidente de Colombia, Manuel Uribe, dijo el día anterior al crimen que su gobierno quiere alcanzar la cifra cero periodistas asesinados y cero periodistas amenazados, en un mensaje enviado a Bogotá por la entrega del Premio Nacional de Periodismo, cuya máxima distinción correspondió este año a uno de los maestros del periodismo colombiano, José Salgar.

Cero asesinatos, cero amenazas, las mismas palabras y promesas que el 3 de mayo del 2007 pronunció el vicepresidente de Colombia Francisco Santos Calderón en la ciudad de Medellín , durante la entrega póstuma del premio de la Libertad de Prensa de la UNESCO a la periodista rusa Anna Politkovskaya.

Pero estas palabras se estrellan contra la realidad y alguien tendrá que cargar sobre sus mochilas al crimen de Manuel Arturo Macías Carreras, el periodista asesinado que antes de morir abrazó y besó conmovedoramente a su hijo de 10 años, mientras le pedía que cuidara a su madre.


11 de Febrero de 2008

Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC)

Afiliada a la Federación Internacional de Periodistas (FIP)

Manuel Méndez – presidente

José Insaurralde – secretario de derechos humanos