Federación Internacional de Periodistas, FIP, y Fundación Vintu, otorgan ayuda humanitaria a familia de periodista colombiano asesinado

En el marco del programa de ayuda humanitaria a familias de periodistas asesinados, la Federación Internacional de Periodistas, FIP, y la Fundación Vintu por la Excelencia en Educación y Periodismo, otorgaron ayuda económica por un año a Hilda Rojas, viuda del colega araucano, Néstor Henry Rojas Monje, asesinado el 28 de diciembre de 1991 en Arauca.


La solicitud fue hecha por la Corporación de Periodistas de Arauca, COPAR, afiliada a la Federación Colombiana de Periodistas, FECOLPER, organización que representa a más de 1000 colegas en 18 departamentos del país.


“En nombre del periodismo araucano agradezco infinitamente, especialmente a la FIP y por supuesto a nuestra agremiación COPAR, ya que de no haber concurrido en este gran esfuerzo liderado por Ceso FIP, hubiera sido imposible reivindicar al menos en lo económico, la muerte que aun permanece en la impunidad”, declaró Henry Colmenares, Presidente de COPAR. “Invito a las autoridades colombianas a darle solución a este crimen para que no quede impune. Lo que falta es justicia”, agregó.


La FIP, la organización más grande periodistas en el mundo con 600,000 miembros en 116 países y la Fundación Vintu de Bélgica, presentaron oficialmente el fondo de asistencia humanitaria para 10 familias de periodistas víctimas de la intolerancia y la convocatoria, el pasado 3 de mayo, Día Mundial de la Libertad de Prensa.


Las familias beneficiadas con la iniciativa provienen de la República Democrática del Congo, Irak (3 familias), Filipinas (2 familias), Sri Lanka, Venezuela, Zimbabwe y Colombia.


“Agradezco la gentileza que ha tenido la Federación en comunicarse y brindarnos una voz de aliento”, manifestó Hilda en carta dirigida al Centro de Solidaridad de la FIP. “Nos dan una luz de esperanza, después de haber transcurrido muchos años de trabajo para mí como mujer cabeza de familia”.


Henry Rojas Monje trabaja como corresponsal del TIEMPO en Arauca, medio en el que llevaba 14 años, y también en la emisora Voz del Cinaruco y el periódico CONCORDIA FRONTERIZA, de su propiedad. Era padre de cuatro menores y tenía a cargo a su madre.


El colega fue asesinado cuando llegaba a su casa por Wilson Daza Rozo y José Alberto Cristiano Riaño, soldados profesionales de la Brigada XVIII del Ejército, en presencia de su hijo de 2 años. Ambos criminales están recluidos en diversas penitenciarias del país.


En el caso de Daza, soldado que le disparó a Henry, fue posteriormente víctima de tres atentados mientras cumplía su sentencia en Cúcuta, Norte de Santander. En uno de los atentados dentro de la prisión, perdió la visión.


Hasta la fecha se desconoce los autores intelectuales del crimen.


“Ya que la impunidad sobre el crimen de Henry, al igual que cien colegas más, es la respuesta de la justicia, por lo menos que una ayuda internacional sirva para aliviar la difícil situación económica de su familia; la solidaridad es, justamente, una de las razones de ser de las organizaciones de periodistas”, señaló Eduardo Márquez, Presidente de FECOLPER y Director de Ceso FIP.


La familia de Henry demandó a la Nación por el crimen. El Tribunal Administrativo de Arauca en febrero del 1996 condenó al Ministerio de Defensa por considerar el asesinato ocurrió “como consecuencia de una falla en el servicio del Ejército Nacional”, y le ordenó pagar una suma superior a los 50 millones de pesos. El fallo fue apelado.


En junio del mismo año, el expediente del caso fue trasladado a la Sección Tercera del Consejo de Estado ubicado en Bogotá, para resolver la apelación. Familiares de Henry denunciaron la desaparición de los anexos que contenían las pruebas. Ante la misteriosa desaparición del expediente, que pesaba más de 6 arrobas, fue ordenada la reconstrucción del expediente.


Posteriormente, en febrero de 1997, el Tribunal Administrativo de Arauca condenó a la nación a pagar 117 millones de pesos a la familia Rojas por daños materiales y físicos. El fallo fue apelado por la familia que alegó la suma no resarcía los años de trabajo que ha tenido que enfrentar Hilda que responde económicamente por sus hijos y suegra.


El 25 de abril de 2007, el Consejero asignado, Mauricio Fajardo Gómez, manifestó su impedimento para actuar en el proceso. El impedimento fue aceptado el 19 de julio y notificado por estado el 31 del mismo mes. Ahora se designará al Consejero que por turno deberá conocer este proceso.


Este año la impunidad en el caso de Henry Rojas Monje cumple 16 años. La Federación Colombiana de Periodistas, FECOLPER, se une a su esposa, hijos y colegas en su llamado a que, finalmente, haya justicia.



Centro de Solidaridad de la Federación Internacional de Periodistas, Ceso-FIP

La FIP representa a más de 600.000 periodistas en 116 países


Federación Colombiana de Periodistas, FECOLPER

La FCP representa a más de 1.000 periodistas en 18 departamentos