FATPREN denuncia salvaje golpiza a fotógrafos en La Plata, Argentina

El Sindicato de Prensa Bonaerense repudió la salvaje agresión sufrida por dos reporteros gráficos, como también denunciaron la incomprensible pasividad de policías que observaron el grave suceso sin intervenir.


Se trata de Mario Ruiz, que trabaja en el diario El Día, y Alberto Direnzo, en el diario Diagonales, víctimas de la intolerancia en un mismo y lamentable suceso ocurrido frente a la sede de la UOCRA, en la ciudad de La Plata , provincia de Buenos Aires.


Al denunciar públicamente el hecho, el gremio de prensa bonaerense dijo que en el primero de los casos, Ruiz, luego de identificarse, solicitó a la custodia ingresar para tomar notas sobre un accidente que habría ocurrido en el interior de la sede. Entonces, en segundos, a la negativa en malos términos como única respuesta, le siguió una feroz agresión al fotógrafo, con empujones y golpes, a la par que otros impedían por la fuerza que el chofer que lo acompañaba pudiera descender del vehículo para ayudarlo.


Dentro del mismo panorama de incontrolada violencia, Alberto Direnzo fue sorprendido por otro grupo de alrededor de siete individuos que, en momentos que se disponía a cumplir con la misión encomendada por el medio en que se desempeña, lo atacaron masivamente provocándole cortes y lesiones que fueron denunciadas en la comisaría segunda de La Plata.


Mientras esto ocurría, los efectivos que estaban en el interior de dos patrulleros de la Policía de la provincia de Buenos Aires , observaban sin intervenir cómo eran agredidos Direnzo y Ruiz, e inclusive como a éste se lo despojaba violentamente de la cámara, que solamente le fue devuelta después que lo obligaron a demostrar que no había tomado fotografía alguna.


La FATPREN se unió al Sindicato de Prensa Bonaerense en la expresión de repudio por este un hecho condenable que exige su urgente esclarecimiento porque representa un flagrante atentado contra la Libertad de Expresión y la libre actividad de los periodistas; como también que se investigue la incomprensible actitud de los policías, que ni siquiera bajaron del patrullero pese a la manifiesta gravedad de lo que estaba ocurriendo.