Estado de emergencia en Francia y toques de queda amenazarían la libertad de prensa, advierte la FIP

La Federación Internacional de Periodistas, FIP, advirtió que la imposición de un Estado de Emergencia durante 12 días y toques de queda nocturnos en importantes ciudades de Francia para frenar la violencia callejera, podrían restringir la libertad de prensa y la cobertura mediática de los disturbios públicos en todo el país.


“Estas reglas draconianas socavarán la labor de periodistas y empeorarán un ambiente que ya es bastante complejo”, señaló Aidan White, Secretario General de la FIP.


El afiliado francés de la FIP, el Sindicato Nacional de Periodistas (Syndicat National des Journalistes) expresó preocupación por el anuncio del gobierno que pretende reforzar la ley de emergencia de 1955. La norma fue aplicada cuando Francia intentó frenar la violencia en Argelia, durante la lucha por la independencia.


Los periodistas temen la interpretación local del uso ampliado de poderes policiales y las restricciones al libre desplazamiento, calificada de “modificaciones insignificantes” por el Ministro del Interior, Nicholas Sarkozy, quien aseguró que el gobierno no utilizará la ley para controlar a la prensa.


“Estos poderes que podrían limitar la libertad de expresión, complicarán el trabajo de los periodistas”, comentó White. “La crisis francesa no se resolverá con acciones que restringen el acceso de la prensa a lugares problemáticos. Eso solo creará una atmósfera de ignorancia e incertidumbre”.


La FIP también manifestó su preocupación por la seguridad de periodistas que informan desde áreas donde las protestas se llevan a cabo. Varios trabajadores de medios, incluyendo periodistas italianos y rusos han sido heridos y su material robado. Por otra parte, los toques de queda no fomentan un ambiente seguro para corresponsales extranjeros ni locales.


La FIP destaca las protestas en Francia, como la expresión de un profundo resentimiento de comunidades pobres urbanas, la mayoría de origen norteafricano. Una preocupación adicional es el fortalecimiento del conflicto racial en muchos países europeos.


“Las protestas en Francia, los recientes disturbios en Inglaterra y la resurrección del racismo en muchas partes de Europa plantean un enorme reto para los periodistas”, advirtió White.


“Medios de comunicación y periodistas necesitan brindar un cubrimiento que no genere más divisiones. Deben realizar un cubrimiento analítico que ubique eventos recientes en un contexto apropiado. Hasta ahora las acciones del gobierno francés no facilitan esta labor”.


Para más información: +32 2 235 22 00

La FIP representa a más de 500 mil periodistas en más de 110 países