En Línea directa: Colombia, Agosto 2003

Intimidación contra comunicadora


Agosto 4 La organización no gubernamental colombiana CODHES (Consultoría para los Derechos Humanos y el Desplazamiento) denunció que la periodista Laura Zapata fue intimidada y su lugar de vivienda violentado.


Jorge Rojas, director de CODHES, dijo que la periodista encontró su apartamento revolcado cuando regresó de la provincia de Chocó, donde realizaba un video sobre los desplazados internos del conflicto armado colombiano. Pese a que los intrusos se llevaron videos y casetes con trabajos periodísticos realizados por la comunicadora, no se trató de un robo pues no se llevaron dinero ni objetos de valor que se encontraban en la vivienda. Las autoridades le dijeron a CODHES que tampoco se trató de un allanamiento.


Días después, Laura Zapata recibió llamadas intimidantes, por lo que decidió salir de Colombia.


Corte Constitucional afirma que cualquier colombiano puede ser periodista


Agosto 7 Para ser periodista en Colombia no se requiere de un título profesional expedido por una universidad, solamente se necesita demostrar que se ejerce esa actividad. Así lo determinó la Corte Constitucional al examinar el proyecto de ley aprobado en el Congreso en diciembre del 2002, por el cual se pretendía hacer el reconocimiento legal de la profesión de comunicador social y periodista. El proyecto había sido objetado por el Presidente de la República, quien no lo firmó, y pasó a estudio de la Corte Constitucional.


“Esa situación (la de no tener título) no puede ser un elemento de exclusión o discriminación. El trabajo debe ser remunerado de acuerdo con su calidad y cantidad para dignificar la actividad periodística”, expresó el presidente de la corte, Eduardo Montealegre.


La Corte Constitucional solamente dio visto bueno a unos pocos artículos del proyecto de ley en cuestión y devolvió el proyecto al Congreso. Uno de los puntos que sobrevivieron del proyecto es el relativo a la protección de los periodistas. La Corte le solicitó al Congreso que fije los parámetros por medio de los cuales los periodistas pueden acceder a la protección del Estado para el desarrollo de su actividad. Así mismo, la Corte Constitucional afirmó que la ley que expida el Congreso para la labor periodística no puede establecer controles previos a esa actividad, ni adoptar mecanismos que impidan a todas las personas ejercer libremente esa actividad; ni restringir la libertad de toda persona para fundar un periódico o medio de comunicación y no crear condiciones que permitan al Estado perseguir o discriminar a los comunicadores.


En consecuencia, la Corte Constitucional señaló que no puede ser solamente el Ministerio de Protección Social el encargado de decidir sobre los periodistas que pueden tener derecho a la protección.


Secuestrados periodista y fotógrafo


Agosto 8 La periodista Jineth Bedoya y el reportero gráfico Jhon Wilson Viscaíno, del diario “El Tiempo”, fueron secuestrados por miembros del grupo guerrillero “Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia” (FARC), según informó el “Centro de Análisis de Información”.


La detención de los reporteros se produjo en la provincia de Meta, al centro-este de Colombia, en donde se encontraban reporteando sobre el desplazamiento de 2200 personas por efectos del conflicto armado que vive este país.


Durante el tiempo que fueron privados de libertad, los reporteros permanecieron incomunicados y les confiscaron sus equipos de trabajo. El 12 de agosto, la periodista y el camarógrafo fueron liberados.


La periodista Jineth Bedoya tiene medidas cautelares solicitadas por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, como consecuencia del secuestro y violación de que fue víctima hace cuatro años por parte del grupo ilegal antiguerrilla “Autodefensas Unidas de Colombia”, cuando hacía una investigación periodística. No obstante, al momento de este segundo secuestro la periodista no contaba con guardaespaldas, ya que el Departamento Administrativo de Seguridad le había quitado la vigilancia.


Periodistas alarmados por posible aparición del delito de opinión


Agosto 10 Columnistas de diversos medios han lanzado la alerta sobre el posible surgimiento del delito de opinión en Colombia a juzgar por las recientes restricciones impuestas por los directivos de los medios y por el llamado a juicio de un columnista.


En efecto, periodistas de diferentes tendencias políticas han coincidido en la defensa del periodista Roberto Posada García-Peña, acusado de injuria y calumnia como consecuencia de dos notas editoriales. En julio pasado, el periodista y columnista Roberto Posada fue llamado a juicio por la Fiscalía General de la Nación, pese a que Posada presentó rectificación de las imputaciones que le hiciera en su columna a Pedro Juan Moreno, una persona muy cercana al Presidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez.


La defensa de este caso se ha convertido en una lucha por la libertad de opinión en Colombia. La Fundación para Libertad de Prensa (FLIP) también se ha pronunciado, advirtiendo que de condenarse a este periodista se estaría creando el delito de opinión en Colombia.


Adicionalmente, los directores de medios tan importantes como el diario “El Colombiano” prohibió a sus columnistas tocar el tema de la campaña electoral a la alcaldía (ayuntamiento), bajo el argumento de que el lector tendrá acceso a mejor y más equilibrada información si no conoce los argumentos y reflexiones que los columnistas pueden ofrecer en sus editoriales.


Igualmente, se ha conocido que varios columnistas del diario “El Heraldo” han sido vetados luego de que éstos han escrito sobre sus preferencias en materia de candidatos a la alcaldía de Barranquilla, ciudad donde tiene base el diario en mención.


Militares obstaculizan cubrimiento periodístico


Agosto 18 El reportero gráfico Jorge Real Álvarez de la cadena de televisión RCN, fue agredido por las Fuerzas Militares en la provincia de Cesar, ubicada al nor-este de Colombia.


El camarógrafo se disponía a tomar imágenes de los cuerpos de presuntos integrantes de grupos al margen de la ley producto de un operativo militar, cuando un sargento y algunos miembros de las Fuerzas Armadas le arrebataron la cámara al reportero y la averiaron, además de insultar al camarógrafo.


Periodistas de la región señalan que esta situación se ha presentado en varias

ocasiones. El Coronel Rodríguez, comandante del operativo se comprometió a adelantar una investigación interna para esclarecer el comportamiento de los miembros del ejército. En tanto los periodistas anunciaron que interpondrán una queja ante la Procuraduría General de la Nación, organismo encargado de fiscalizar a los funcionarios oficiales.


Periodista detenido por presunto delito de rebelión


Agosto 21 El periodista Emiro Goyeneche, quien fue amenazado en meses pasados por el grupo ilegal antiguerrilla “Autodefensas Unidas de Colombia”, fue detenido por las autoridades competentes bajo el cargo de rebelión.


Emiro Goyeneche ejerce desde hace siete años el periodismo radial en la emisora “ Sarare Estéreo” y es corresponsal de Radio DIC en Saravena, población ubicada en la provincia de Arauca fronteriza con Venezuela.


El periodista fue detenido en Saravena junto con una veintena más de personas en cumplimiento de una orden de captura expedida por la Fiscalía General de la Nación, máxima autoridad en materia de investigación criminal, y posteriormente fue trasladado a una cárcel de la capital colombiana. De acuerdo con versiones dadas por su abogado, el periodista está acusado sobre la base de informaciones suministradas por presuntos desertores del grupo guerrillero “Ejército Nacional de Liberación”.


En abril del presente año, Goyeneche temió por su vida cuando supo que su nombre se encontraba en una lista de las “Autodefensa Unidas de Colombia”, junto a otros doce periodistas de la provincia de Arauca, dos de los cuales ya han sido asesinados. Pidió, entonces, protección del Gobierno y se refugió en la capital colombiana durante unos pocos meses. En julio pasado Goyeneche decidió regresar a Saravena bajo la protección del programa de gobierno para la seguridad de los periodistas. Las organizaciones colombianas defensoras de la libertad de expresión y prensa, están a la espera de la calificación que haga la Fiscalía General de la Nación, a fin de conocer si su detención está basada en su actuación como periodista.


Policía hostiga a periodistas


Agosto 21 Durante un control de tránsito, Manuel Toro, presidente del Consejo de Periodistas de Sucre, provincia al norte de Colombia, fue retenido por la policía regional por presunta falsificación de uno de los documentos obligatorios de conducción, según informó el “Centro de Análisis de Información”. El periodista fue puesto en libertad tras la intervención de colegas ante el comandante de la policía de Sucre.


Este hecho es uno más de los hostigamientos y obstáculos que interpone la Policía de Sucre al cubrimiento periodístico en esa región de Colombia, una de las más afectadas por la violencia y el conflicto armado.


Asesinado periodista


Agosto 22 Juan Carlos Benavides fue asesinado por una bala en la cabeza, cuando miembros de grupos armados ilegales abrieron fuego contra el vehículo en que se desplazaba en zona rural de la provincia de Putumayo, al sur de Colombia. Otro periodista, Jaime Conrado, resulto herido.


Los periodistas se dirigían, junto con autoridades indígenas de la región, hacia el lugar en que el Presidente de Colombia, Álvaro Uribe, realizaría un consejo comunal, a fin de realizar el respectivo cubrimiento periodístico. Repentinamente encontraron un retén ilegal, que acostumbran hacer los grupos ilegales en conflicto para secuestrar a los viajeros. Sin que mediara palabra, los hombres armados dispararon contra los ocupantes del vehículo. En la zona en que sucedieron los hechos tienen presencia varios frupos guerrilleros y paramilitares.


Juan Carlos Benavides, tenía 29 años y se desempañaba como periodista de la emisora comunitaria “Manantial Estéreo”. Desde hacía dos años dirigía el programa informativo radial “Panorama Informativo”. Jaime Conrado, periodista radial de “Panorama ” , se recupera actualmente en el Hospital, luego de tres intervenciones quirúrgicas. No se conoce que los periodistas hayan sido objeto de amenazas previas.