En Estados Unidos: cárcel para periodistas que se niegan a revelar sus fuentes informativas

El 15 de febrero próximo, cumplirá seis meses de encarcelamiento en la penitenciaría federal de Dublin, California, Estados Unidos, el periodista Josh Wolf, de 24 años.

La detención se vincula con la negativa del trabajador de medio a entregar a la Justicia los archivos en video de un documental sobre una manifestación en contra del G8 realizada en San Francisco en 2.005, en resguardo de sus fuentes informativas, derecho reconocido en otros 33 Estados de la Unión.

Éste es uno de los encarcelamientos más largos de un blogger y periodista independiente en su propio país. En su defensa se han expresado varios organismos internacionales de Derechos Humanos. Por una situación similar, hace poco tiempo también estuvo detenida durante 168 días la periodista Vanessa Leggett.

Lance Williams y Mark Fainaru-Wada, periodistas del diario "San Francisco Chronicle", que investigaron un caso de tráfico de productos dopantes - tema sin ninguna relación con la seguridad nacional – también pueden ir presos. La justicia federal les ha pedido que faciliten sus fuentes, so pena de encarcelamiento. La vista de la apelación está prevista para el próximo 5 de marzo.

Pero el caso más grave que ocurre en territorio estadounidense es del camarógrafo sudanés de TV Al-Jazira, Sami Al-Haj, que permanece detenido en la base militar de Guantánamo, sin cargos en su contra, desde el 13 de junio de 2.002.