Desastrosa "guerra" de Chávez contra los medios, según la FIP, que pide libertad para el periodista Gustavo Azócar

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) ha advertido que la

continua "guerra contra los medios", que practican el Presiente Hugo

Chávez y su gobierno puede resultar desastrosa para la democracia

venezolana.

En sus declaraciones a la prensa, tras dos días de visita, el

Secretario General de la FIP, Aidan White, que viajaba acompañado de su

Adjunto, Paco Audije, ha hecho un llamado al gobierno del país para que

cambie su línea y cese su campaña contra el periodismo independiente.

White dijo que que había pruebas suficientes de esa campaña de

acoso, que trata de aislar y castigar a voces independientes de los

medios venezolanos.

"Estamos en una época de riesgo para el periodismo de Venezuela", ha

dicho White, quien ha añadido: "El gobierno debe rectificar. En caso

contrario, sus actos, que tratan de ahogar al periodismo libre, se

convertirán en un desastre para la democracia en Venezuela". Añadió que

muchos ataques físicos a los reporteros, los cierres de medios, las

acciones en los tribunales y la negación de acceso a la información

oficial, han creado un clima peligroso para los medios, que se

enfrentan a nuevas presiones en el período previo a las elecciones del

año próximo.

White subrayó también que se está convirtiendo a la cadena

"Globovisión" en un objetivo, que puede terminar como acabó la emisora

independiente "Radio Caracas Televisión", forzada al cierre de sus

emisores y enlaces terrestres hace dos años.

A principios de año, más de 30 emisoras de radio fueron clausuradas y más de 200 se enfrentan a un futuro incierto.

La FIP pide también la liberación del periodista Gustavo Azócar, que

se encuentra en prisión por un caso en el que él afirma haberse visto

desposeido de sus derechos. Está acusado de no haber respetado ciertos

procedimientos administrativos.

White acusa a los jueces de actuar "de modo especialmente dañino y

desproporcionado" contra dicho periodista. Asimismo, estima que podemos

estar ante una acción sesgada de un tribunal, lo que significaría que

"la justicia en Venezuela decide sólo en función de los intereses

políticos".

Por su parte, el Sindicato Nacional de la Prensa de Venezuela,

afiliado a la FIP, considera que Azócar es víctima de un acto de

represalia política por sus denuncias de corrupción en sectores

gubernamentales.

La FIP afirma que el Presidente Chávez mantiene un discurso violento

e impulsa una dura presión administrativa contra los medios. Esta

actitud se inició antes del golpe de 2002, cuando algunos medios

apoyaron de manera abierta el fallido intento de deponer a Chávez.

En aquella ocasión, la FIP llevó a cabo una misión en Caracas para

investigar lo que sucedía. En el informe que elaboró a continuación, la

FIP criticó la manera nada profesional con la que actuaron diversos

medios de comunicación, pero también acusó a Chávez por su retórica de

violencia y enfrentamiento contra los medios independientes.

"Los medios han evolucionado, pero el gobierno venezolano mantiene

su política de confrontación", ha declarado White: "Ha llegado la hora

del diálogo y de renovar esfuerzos en apoyo del pluralismo de los

medios".

La FIP discutirá la problemática venezolana en la asamblea regional

de sus afiliados, que tendrá lugar en Brasilia en los días próximos.

"Permaneceremos vigilantes y haremos lo que esté en nuestra mano para

apoyar a nuestros colegas de Venezuela, que tienen por delante meses

difíciles", ha concluido White.

 

Si desea más información, puede llamar al teléfono + 58 212 793 28 83

La FIP representa a unos 600.000 periodistas en 125 países.