Declaración para el Día de la Libertad de la Prensa 2001

La Federación Internacional de Periodistas envía un mensaje de solidaridad y bien voluntad a todos los periodistas del mundo entero a la ocasión del Día Mundial de la Libertad de Prensa. Queremos saludar a los sindicatos profesionales de periodistas y empleados en los medios de comunicación unidos en la lucha común contra la pobreza, el miedo y la corrupción en el periodismo.


Hoy en día el periodismo esta confrontado con violencia continua e intimidación de parte de los enemigos de la libertad de la prensa. Al mismo tiempo, desde el interior, los valores del periodismo sufren bajo la fuerte influencia de cooperaciones globales de media.


Notamos que en los últimos diez anos desde que las Naciones Unidas declararon el 3 de Mayo el Día Mundial de la Libertad de la Prensa mas que 1 000 periodistas y empleados en los medios de comunicación fueron asesinados o murieron de manera violente mientras trabajando.


Nuestra revisión de los muertos de periodistas y empleados en los medios de comunicación durante esta época demuestra que él numero de incidentes ha sido dramáticamente menospreciado. La verdad es peor que jamás imaginado. Meses y anos después del muerto, nueva evidencia de asesinos y violencia contra periodistas aparece.


Después de una década de reformas democráticas, los periodistas son todavía un objetivo típico de intimidación brutal y la prensa independiente sigue siendo censurado. En muchos partes de este mundo, el periodismo sigue siendo una profesión desesperadamente peligrosa.


Apreciamos que muchos gobiernos y organizaciones de prensa demuestran esfuerzos de reducir los peligros de los empleados en medios de comunicación y estamos contentos de ver que organizaciones "lideres" de prensa se han dado cuenta que las pautas mínimas de protección, seguridad y entrenamiento para los periodistas y los empleados de las medias de comunicación hacen falta.


Cada responsable en el mundo de la prensa debería seguir estos estándares.


No podemos ignorar el hecho que una cultura de impunidad continua en muchos países, la cual permite a los culpables de un asesino de un periodista a no estar condenado. Esperamos nuevas iniciativas de presión aplicados sobre todos los gobiernos para asegurar que cada ataque y cada acto de violencia contra la prensa se investigue y que los culpables estén perseguidos.


Exigimos que no haya ninguna tolerancia para la violencia contra periodistas y la libertad de la prensa.


Pero hoy hay amenazas más sutiles para la libertad de expresión proviniendo por el interior de la industria: la concentración de los medios, la globalización y la cultura del dinero rápido. Hoy en día unos pocos conglomerados de prensa controlan mucho de la información distribuida en este mundo.


Estas compañías invierten millones en relaciones públicas en Bruselas y Washington para suprimir los servicios públicos, oprimir los derechos d e autores convirtiendo el espacio de información publica en una plataforma de publicidad y sponsoring. Como trabajan fuera del control democrático, la amenaza para el periodismo de cualidad es enorme - los estándares de la variedad de prensa diminuyan.


Al mismo tiempo, los entornos laborales son marcados por condiciones insuficientes y la inseguridad de permanecer en un puesto aumenta - los propietarios demuestran menos y menos respecto para los estándares éticos.


La cualidad de la prensa es punto más bajo y algunos responsables quieren bajarla aun más.


La FIP temen por el futuro del periodismo y de la democracia cuando las cooperaciones de prensa pierden su misión publica y siguen un camino de información y explotación comercial paralelamente.


La FIP ruega a todos los periodistas de este mundo que promocionen la solidaridad para combatir las amenazas internas y externas de los derechos de periodistas y los empleados de las medias de comunicación. Aumentaremos nuestros esfuerzos vía nuestros grupos regionales en África, Asia, Latinoamérica y vía la Federación Europea de Periodistas en Europa; lucharemos sin cesar para restaurar la cualidad de la prensa y los derechos laborales de los periodistas.


Queremos prevenir nuestro 24esimo congreso mundial en Seúl, Corea, del 11 al 15 de Junio, 2001 - iniciaremos nuevas campanas para el servicio publico en la prensa, la independencia editorial y la justicia social en el periodismo.