De nuevo, un periodista asesinado en México, el país más peligroso para la profesión en América Latina

La Federación Internacional de Periodistas (FIP) ha expresado su enorme indignación tras la aparición del cadáver de Evaristo Pacheco Solís, reportero del semanario Visión Informativa, quien tenía sólo 33 años y era originario del sureste de México. 

El cuerpo, con cinco balazos, apareció junto a una carretera que va de la localidad de  Chichihualco a la ciudad de Chilpancingo, en el Estado de Guerrero.  La víctima había sido previamente secuestrada y los autores del crimen podrían estar relacionados con el narcotráfico.

“Nos sumamos a la demanda de nuestros colegas del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Prensa de México”, ha dicho Celso Schroeder, presidente, y Zuliana Láinez, secretaria de Derechos Humanos de la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC), “que reclaman una investigación auténtica que lleve a los asesinos ante la justica para que sean debidamente castigados. Casi nunca vemos que haya una verdadera investigación oficial sobre estos crímenes”.   

El Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa de México (SNRP), afiliado a la FEPALC, organización regional de la FIP, al denunciar la muerte violenta de Pacheco Solís, señala también que dos individuos fueron recientemente presentados por la Procuraduría de Justicia del Estado de Guerrero como presuntos autores de la muerte de Jorge Ochoa Martínez, periodista asesinado a finales de enero.

“Al pensar en nuestros colegas asesinados, en México y en otros países de América Latina”, ha concluido Celso Schroeder, presidente de la Federación de Periodistas de América Latina y el Caribe (FEPALC), “nos preguntamos, ¿hasta cuando los discursos oficiales sobre la libertad de prensa seguirán chocando con la impunidad de la que parecen disfrutar los sicarios en México y en otros lugares de nuestro continente”.

En lo que va de año, cuatro reporteros mexicanos han perdido la vida presuntamente a manos de delincuentes vinculados al narcotráfico. Y según datos del informe anual de 2009 de la FIP, fueron 13 los periodistas asesinados en México por ejercer su profesión en el curso del último año.  

La FIP y la FEPALC mantienen una campaña contra la impunidad de los crímenes contra los periodistas y declaran que no olvidarán ningún caso en los que un periodista haya perdido violentamente la vida, hasta que se esclarezcan las circunstancias de sus muertes.   

Si desea más información, puede llamar al teléfono de la FIP + 58 212 793 19 96

La FIP representa a unos 600.000 periodistas en 125 países de todo el mundo