Alto al SIDA. Mantengan su promesa

Comunicado de prensa del programa contra el VIH/SIDA de los Sindicatos Mundiales

Estimados compañeros y compañeras,

La Campaña Mundial contra el SIDA (WAC) insta a todas las personas y los grupos a respaldar el llamado “Stop AIDS. Keep the promise” (Alto al SIDA. Mantengan su promesa) dirigido a los gobiernos y a los responsables políticos. Nuestro objetivo es iniciar una campaña internacional que responsabilice a nuestros dirigentes por las promesas hechas y los compromisos contraídos para detener la epidemia del VIH/SIDA. La campaña requerirá nuestro apoyo y exigirá acciones de todos nosotros, que vivamos o no con el VIH/SIDA, porque todos nos vemos afectados por esta enfermedad.


El programa contra el VIH/SIDA de los Sindicatos Mundiales y la Campaña Mundial contra el SIDA coinciden en que los sindicatos deben desempeñar un papel preponderante en la respuesta global a la epidemia del SIDA. En efecto, los sindicatos son los que están en mejores condiciones de responder a la pandemia ya que el lugar de trabajo puede convertirse en el lugar idóneo por el que entre la información, se promueva la prevención, el tratamiento y la protección de los derechos.


En tanto que campaña dirigida por la sociedad civil, la WAC ofrece una plataforma para la implicación de todos los sectores, incluyendo a los sindicatos, con miras a promover el cumplimiento de la Declaración de compromiso sobre el VIH/SIDA de 2001, a través de acciones en todas sus circunscripciones respectivas. Detener la propagación del VIH y el SIDA exige una respuesta global coordinada a una escala que se equipare con la de la propia enfermedad. Si bien los objetivos que figuran en la Declaración de Compromiso fueron aprobados por 189 países durante la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2001, muchos países no los han alcanzado.


Todo el mundo puede aportar una contribución. Comprométete a apoyar la campaña y promuévela entre tus amigos/as y colegas. Creando nuevas alianzas podemos asegurarnos de que la voz del mundo laboral se escuche y que podamos verificar si nuestros dirigentes han cumplido las promesas que hicieron en nuestro nombre. El SIDA sólo podrá ser atajado si redoblamos los esfuerzos no sólo en el ámbito de la prevención y los cuidados, sino también haciendo frente a las causas profundas de la epidemia, a saber, la pobreza, la discriminación, la marginación y la desigualdad, en especial la que padecen las mujeres.


Necesitamos potenciar nuestras acciones a fin de recabar el apoyo público que nos permita recordar a nuestros dirigentes que tienen que cumplir sus promesas de detener la espiral del SIDA. Podemos ofrecer tratamientos a los/as que lo necesiten y podemos brindar asistencia a los/as que viven con la enfermedad, sus familias, amigos y compañeros/as de trabajo. Lo debemos hacer todos aunando esfuerzos, y luego responsabilizarnos por el cumplimiento de nuestras promesas.


El programa contra el VIH/SIDA de los Sindicatos Mundiales, en asociación con la Campaña mundial contra el SIDA, insta a los Sindicatos Mundiales y a sus organizaciones afiliadas a demostrar su compromiso, y hacer la promesa de luchar contra el VIH y el SIDA.


Marcel van Soest

Director Ejecutivo

Campaña Mundial contra el SIDA


Fred van Leeuwen

Presidente

Sindicatos Mundiales


¿Qué prometieron los dirigentes mundiales?

Durante la Sesión Especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el VIH y el SIDA hace cuatro años, 189 países se comprometieron a controlar la pandemia del VIH/SIDA. Se registraron 103 compromisos en total. Sin embargo, la mayoría de los gobiernos no ha cumplido su promesa. La Campaña Mundial sobre el SIDA tiene por objeto recordárselo.


He aquí algunas de las promesas que hicieron:

Reducir el número de jóvenes que padecen SIDA en un 25% a nivel mundial antes del año 2010 y en los países más afectados antes de 2005. Este objetivo no se ha alcanzado.

Asegurarse de que todo el mundo, en especial los jóvenes, sepa qué hacer para evitar la infección. Los dirigentes mundiales prometieron incrementar el número de jóvenes con acceso a información y educación acerca del SIDA al 95% antes de 2010. Si juzgamos por la situación y los progresos actuales, podemos concluir que la meta no se cumplirá.

Detener la transmisión de la enfermedad de la madre al hijo. Si se administran dosis reducidas de fármacos antiretrovirales, se puede evitar la transmisión del VIH de la madre al bebé antes o durante el parto, y a lo largo del período de lactancia. En los países más ricos, la transmisión del VIH de la madre al hijo es prácticamente inexistente. Los dirigentes mundiales prometieron reducir el número de recién nacidos con SIDA en un 20% antes del 2005. En la mayoría de los países este objetivo no se alcanzará.

Ofrecer cuidados a todas aquellas personas cuyas vidas han quedado destruidas por el SIDA. En la mayoría de los países no se ha conseguido este objetivo.

Ofrecer tratamiento a todas las personas que lo necesiten. Durante la reunión del G8 de este año se fijó la meta de garantizar el acceso universal al tratamiento de aquí a 2010. Sin embargo, el objetivo de la OMS de someter a 3 millones de personas a tratamiento antes del 2005 ha fracasado, y ese objetivo se había definido para poder alcanzar el primer objetivo antes de 2010. Es preciso contar con un verdadero compromiso político y con mayores recursos para asegurar que el objetivo de tratamiento universal se convierta en realidad.


¿Por qué debería yo participar?

La campaña contra el SIDA aprovecha el potencial y las contribuciones de las personas y las organizaciones, y las alienta a hacer sus propias promesas de responder al VIH y el SIDA en el plano de la familia y la sociedad. Las organizaciones que se inscriben como participantes habrán también de comprometerse a influenciar a sus dirigentes nacionales. La campaña sólo puede conseguir sus objetivos si las personas y las organizaciones asumen un auténtico protagonismo haciendo promesas en nombre propio y declaraciones de compromiso, así como tomando acciones destinadas a compartir información, disipar prejuicios, lidiar con rechazos, y luchar contra la discriminación.


¿Cómo puedo hacer mi promesa?

Es muy fácil: consulta www.worldaidscampaign.net/community y aúnate a todos/as los que han hecho promesas individuales.


¿Cuál es la siguiente etapa? Un movimiento mundial para atajar el VIH/SIDA y sus efectos.

Uno de los objetivos de la campaña es potenciar la respuesta mundial al VIH y el SIDA. Tanto las organizaciones como las personas tienen la importante función de obligar a sus dirigentes a responsabilizarse por las promesas hechas.


“Tenemos la intención de mostrar todas las promesas de las personas y organizaciones a nuestros dirigentes políticos para que se den cuenta de que hay un gran número de personas que estima que es preciso intensificar los esfuerzos mundiales para combatir el VIH y el SIDA, y AHORA.”