Alarma de la FIP tras el asesinato de dos periodistas hondureños en menos de dos semanas

 

  La Federación Internacional de Periodistas ha expresado su horror y su máximo pesar por los asesinatos, en primer lugar,  el pasado uno de marzo, de Joseph Ochoa, que trabajaba en la emisora de televisión local Canal 51, y posteriormente, el jueves 11 de marzo, de David Meza, de Radio El Patio y que informaba también desde otros medios audiovisuales como Radio América, Ceiba Visión o el informativo de televisión “Abriendo Brecha”.

 

 

Joseph Hernández Ochoa iba acompañado  por su colega Karol Cabrera, del Canal 8 y de Radio Cadena Voces, que resultó gravemente herida cuando –desde una moto- los sicarios abrieron fuego repetidamente contra el vehículo  en el iban ambos y que conducía el fallecido.  Karol Cabrera, que se recupera de sus heridas, podría ser el objetivo principal del ataque.  Hace poco más de tres meses, su hija, de sólo 16 años y embarazada, fue asesinada casi en el mismo lugar y en un ataque muy similar.

 Se da la circunstancia de que Karol Cabrera informaba por teléfono a su emisora en el momento del atentado contra ella y su colega fallecido, de modo que los oyentes  pudieron escuchar los disparos y su llamada pidiendo ayuda inmediata. 

  La periodista,  muy criticada por diversos sectores hondureños, estuvo en el centro de diversas polémicas por su defensa del pasado golpe militar que vivió el país y por sus duras críticas a los partidarios del depuesto presidente Manuel Celaya, hoy exiliado en la República Dominicana.

El segundo periodista asesinado, David Meza, resultó acribillado a tiros cuando regresaba a su domicilio. Su vehículo, al parecer, fue seguido hasta allí por los sicarios. Los amigos de la víctima resaltaron su buen carácter, pero señalaron las amenazas que había recibido y que relacionaron con algunas de sus informaciones sobre tráfico de drogas.

 

“Joseph Hernández Ochoa y David Meza ocupaban dos lugares muy distintos en los medios de comunicación de Honduras, uno empezaba su carrera y el otro era una figura más conocida”, ha dicho Paco Audije, Coordinador Ejecutivo de la FIP para América Latina, “pero ambos formaban parte del necesario pluralismo informativo que debe tener una sociedad sana”.

 

El nuevo presidente de Honduras, Porfirio Lobo, tomó posesión el pasado 27 de enero, tras un controvertido proceso político y electoral, entre expresiones de la comunidad internacional para que en la nueva etapa Honduras se reconcilie y para que las libertades fundamentales vuelvan a ser respetadas plenamente.   

 

 “La  libertad de expresión y de información son parte esencial de toda normalidad democrática”, ha añadido Paco Audije,  quien ha concluido: “Estos crímenes van en sentido contrario y no debe haber ningún resto de impunidad para los asesinos. Las circunstancias de las muertes de Hernández Ochoa y David Meza tienen que ser esclarecidas y sus autores, materiales e intelectuales, quienesquiera que sean, deben ser procesados, juzgados y castigados”.

 

Si desea más información, puede llamar al teléfono + 34 91 694 73 01

La FIP representa a unos 600.000 periodistas en 125 países