La pandemia del Covid-19 ha alterado la forma en que los/as periodistas organizan su trabajo y la industria de los medios de comunicación en su conjunto. De un día para otro, periodistas de todo el mundo se vieron obligados a convertir sus casas en salas de redacción cuando los gobiernos decidieron cerrar los espacios de trabajo físico para evitar la propagación del virus. Esta transición improvisada y no regulada de las redacciones físicas al teletrabajo presenta oportunidades, pero también muchos desafíos que deben abordarse con urgencia.

El teletrabajo debe ser regulado - se necesitan reglas para asegurar su implementación de una manera justa y segura.

Con motivo del Día Mundial del Trabajo Decente el 7 de octubre, la FIP publica la guía para sus afiliados con el fin de garantizar la protección de los derechos laborales de los/as periodistas que teletrabajan e instar a los gobiernos a regular esta forma de trabajo adecuadamente.

El teletrabajo tiene un enorme impacto en los derechos de los/as trabajadores/as de los medios de comunicación, pero también amenaza su trabajar y ofrecer información de calidad al eliminar el centro físico para que los periodistas cooperen en la elaboración de noticias e investigaciones.

Si bien el trabajo y colaboración entre periodistas en las redacciones siguen siendo elementos básicas para un periodismo de calidad, el teletrabajo puede ofrecer beneficios a los/as trabajadores/as de los medios de comunicación, tales como el ahorro del tiempo no remunerado que se dedica al transporte al lugar de trabajo y la reducción de los niveles de estrés, ansiedad y huella ecológica. También proporciona flexibilidad al trabajo de los/as periodistas y puede ser beneficioso para la conciliación laboral siempre y cuando esté regulado adecuadamente y vaya acompañado de otras medidas.

¿Cómo pueden los sindicatos garantizar los derechos de los/as trabajadores/as de los medios cuando teletrabajan?

Contruir un marco legal

Desarrollar marcos legales nacionales que definan claramente qué es y qué no es teletrabajo, de acuerdo con lo dispuesto por la Organización Internacional del Trabajo.

Fortalecer los convenios colectivos

Los convenios colectivos fuertes siguen siendo la mejor herramienta para que sindicatos y trabajadores/as de los medios de comunicación garanticen que la legislación sobre el teletrabajo se aplica por igual a todos, ya sean empleados o autónomos.

Exigir un buen equipo de trabajo

Varias empresas de medios de comunicación piden a los /as periodistas que "se vayan a casa" y simplemente sigan trabajando. Ofrecer formación en nuevas tecnologías y disponer de un equipo de trabajo y acceso a Internet decentes son condiciones esenciales para una transición exitosa e inclusiva al teletrabajo.

Respetar el derecho a desconectar

Estudios académicos muestran que desde la introducción del teletrabajo, las jornadas laborales han aumentado, desdibujando los límites entre la vida privada y la profesional. Separar claramente el horario laboral y la vida privada es esencial para un teletrabajo saludable y no intrusivo.

Mantener la igualdad de derechos

Los medios de comunicación no pueden discriminar entre trabajadores/as que teletrabajan y los/as que no. Los salarios, horas trabajadas, posibilidad de ascensos y la estabilidad laboral deben mantenerse iguales independientemente de dónde se realice el trabajo.

Proteger los datos y la privacidad

Trabajar desde casa supone que el acceso a archivos confidenciales de una sala de redacción esté menos protegido. Los medios de comunicación deben asegurar sistemas de ciberseguridad incluso cuando los/as periodistas trabajan a distancia.

Respetar los descansos de los trabajadores

El derecho a breves descansos durante la jornada laboral debe garantizarse cuando se trabaja desde casa.

Garantizar la seguridad en el hogar

Los empleadores deben evaluar las condiciones de salud y seguridad bajo las cuales los/as periodistas operan mientras teletrabajan, incluyendo la ciberseguridad.

Sancionar a aquellos que incumplan las normas

Vigilar y multar a los empleadores que no cumplan con la ley y los convenios colectivos.

Proporcionar una hoja de ruta para reabrir las salas de redacción física

Las salas de redacción son esenciales en el periodismo y los empleadores de los medios de comunicación deben elaborar un plan para reabrirlas cuando la situación sanitaria lo permita.